lunes, 5 de diciembre de 2011

Bacalao frito con verduras salteadas

Ingredientes para dos personas
2 lomos con la ventresca de bacalao fresco
2 dientes de ajo
50 g. de bacon ahumado a trocitos
Salteado de verduras congelado
Harina de garbanzo y de trigo mezcladas
Sal y pimienta
Mayonesa Light
Aceite de oliva

Enharinar los trozos de bacalao ya salados con un poco de sal y sacudimos el sobrante de la harina.
Freirlos en abundante aceite de oliva caliente hasta dorar, cuidando que no se pase pues se quedarian muy secos. Reservar en papel absorbente.

Mientras tanto en una sartén con una gota de aceite poner ajito muy picado y un poco de bacon y dejar hacer hasta que este doradito
A continuación poner las verduras sin descongelar, salpimentar y dejar que se vayan haciendo a fuego lento hasta que estén tiernas y con un bonito color.
Emplatar medio lomo por comensal y acompañado de las verduras salteadas. Acompañar con mayonesa si se quiere.

Cocido de habichuelas de mi madre


Como van apeteciendo ya los platos de cuchara!!! este cocido es el de toda la vida pero desgrasado hasta limites imposibles, es la única forma en que me puedo sentir tranquila comiéndome un buen plato, creo que los garbanzos de cualquier manera hechos están ricos, pero un buen cocido es una cosa especial, lo malo es que lleva tocinos, chorizos, morcillas y yo que se cuantas cosas más que no es por engordar que también, es que no son sanas y mi estomago protesta cada vez que me paso con la grasa, está el pobre tan poco acostumbrado que me sienta como una buena patada en él, fatal.
Yo lo hago así y no le resta nada de sabor, pero estoy segura que por lo menos 500 calorías de grasa pura le quito.

Ingredientes para dos personas
200 g. de garbanzos pedrosillanos
1 muslo de pollo sin piel
250 g. de jarrete de ternera 
50 g.  de papada lo más magro posible
1 hueso de caña blanco
1 costilla salada
1 hueso de espinazo de cerdo fresco
1/2 morcilla de Jabugo desgrasada
150 g. de judías verdes
1 zanahoria
1 patata
Recortes ó hueso de jamón
Pimentón de la Vera dulce
Sal

Poner los garbanzos la víspera a remojar en agua templada con sal
 Poner los garbanzos escurridos y enjuagados con todos los ingredientes excepto la morcilla y las verduras en agua hirviendo, cerrada la olla dejar cocer hasta que esté todo cocido.
 Cuando esté todo tierno añadir las verduras y la morcilla desgrasada y dejar cocer unos 10 minutos hasta que esté todo hecho. Sacar los recortes de jamón y los huesos que sean para tirar y dejar que se enfríe totalmente preferiblemente en el frigorífico.

 Una vez que está frio se habrá cuajado toda la grasa en la superficie y se podrá retirar con toda facilidad. Volver a poner en el fuego y calentar dejando que rompa el hervor. 
Servir calentitos los garbanzos con las verduras y luego la "pringá" que al estar desgrasada la morcilla y el tocino ser de papada se reduce muchisimo el aporte calórico y es mucho más sano pero con todo su sabor.
Acompañar de una ensalada fresquita al gusto

Si se quiere antes de poner la morcilla se puede sacar un poco de caldo para sopa y desgrasarlo como el cocido en frío.

Tortilla de sobras

La otra noche estuve haciendo limpieza en el frigorífico, lo tenia lleno de tupper super pequeños con porciones de verduras que habían sobrado de las guarniciones de otros platos, los puse todos juntos y con 3 huevos hice una tortilla para los dos, que estaba de buena........encima acompañada con un boletus que se había quedado huerfanito y helado en una esquina. 

Me da pena tirar comida por varios motivos, primero porque yo no tiro comida mientras otros matarian por tenerla, segundo porque cuesta dinero y tercero porque normalmente está muy rica y es una pena no aprovecharla.

Esta receta no lleva ni ingredientes fijos ni casi cantidades, que cada uno rebusque dentro de ese mueble blanco de la cocina que es como la cueva de Alí Babá, hay de todo y no lo sabemos.

Ingredientes para dos personas
3 huevos
1 chorrito de leche semi desnatada
Aceite de oliva
Sal y pimienta
Sobras de verduras, pollo, pescado ó lo que halla

Poner en una sartén un poco de aceite y saltear todas las sobras que se tengan, en este caso, patatas, guisantes, judías verdes, zanahorias etc... salpimentándolas hasta que esté todo el conjunto caliente y bien integrado.
Mientras tanto se baten los huevos con un chorro de leche y se mezcla todo junto.
 Dejar reposar unos minutos.
Cuajar la tortilla a fuego fuerte primero por un lado
Y después por el otro
Bajar el fuego una vez que la tortilla esté sellada y dejar que se cuaje por dentro.
En la misma sartén y una vez retirada la tortilla poner el boletus partido por la mitad y dejar que se dore
Servir media tortilla para cada comensal acompañado del medio boletus y espolvorear este con sal maldon



Cocer marisco

Con las fechas que se aproximan los que más compraremos el marisco crudo y lo coceremos en casa, no es dificil si se tienen unas nocioes básicas, en esta tabla que sigue viene claro no solo los tiempos de cocción, sino cuanta sal y como deben comerse cada una de las variedades de marisco, la verdad es que es muy completa y con unos consejos fáciles y bien explicados

Espero que le sea de utilidad a algunos para que le queden ricos y puedan ahorrar un poco, porque la diferencia de crudo a cocido es notable.

El agua para cocer marisco

Para cocer marisco lo primero y fundamental es el agua. Está prácticamente abandonada la costumbre de cocer el marisco en agua de mar ya que por desgracia esta ya no ofrece garantías de limpieza total. Utilizaremos por tanto agua dulce sazonando a razón de 30-40 g de sal por litro para que se parezca lo más posible al agua de mar.
En todo caso, el agua en la que coceremos el marisco será abundante e hirviendo a borbotones. Lo de añadir al agua unas hojas de laurel es práctica muy extendida, sobre todo en Galicia. Opino que tiene un sabor demasiado destacado que acaba por matar el del marisco, por lo que no lo aconsejo.

¿Le echamos laurel?
Añadir unas hojas de laurel a la cocción del marisco es un tema muy controvertido entre los degustadores de mariscos (que los hay). Algunos consideran que el marisco debe comerse lo mas natural posible y por lo tanto el sabor del laurel enmascara el del marisco. Otros dicen que el laurel es la gracia del marisco cocido. Ante esta disparidad de opiniones, no queda mas que una solución, probarlo de las dos formas y decidir por uno mismo. O como se dice ahora: ¡Tu mismo.!

Tiempos de cocción del marisco

En cuanto a los tiempos de cocción del marisco hay que distinguir por tamaños:
Los mariscos pequeños (camarones, percebes, gambas, langostinos, cigalas) se echarán en la olla con el agua hirviendo.
En ese momento, como es lógico, cesará el hervor. Los más pequeños se sacarán cuando el agua vuelva a hervir y si son algo más grandes (langostinos, cigalas) se dejarán aproximadamente 1 minuto una vez reiniciado el hervor.
Este método es válido también para cangrejos y nécoras pequeñas. Estas últimas, así como las cigalas, si son más grandes se dejarán de 3 a 5 minutos.
Para los mariscos grandes (centollos, bueyes, bogavantes y langostas), los tiempos de cocción orientativos serían los siguientes (por peso de cada pieza):
Tabla de tiempos de cocción del marisco
500 gramos diez o doce minutos
1.000 gramos quince a diecisiete minutos
1.500 gramos veinte a veintidós minutos
2.000 gramos veinticinco minutos

Enfriar el marisco

En todo caso todos los mariscos se sacarán inmediatamente del agua una vez cocidos y se enfriarán con la mayor rapidez colocándolos sobre la concha (las patas hacia arriba) para que no pierdan el jugo si son grandes. Los mariscos pequeños se colocarán extendidos. Se trata de que se enfríen lo más rápidamente posible.
Hay un método para enfriar los langostinos, gambas y camarones que se utiliza en Andalucía y que siempre me ha dado resultados excelentes, tanto a mí como a todas las personas a las que se lo he pasado: el marisco se hierve igual que se ha indicado antes, pero en agua sin sal. Aparte se prepara una mezcla de hielo picado (o cubitos pequeños) y sal. Cuando el marisco está cocido, se retira del agua caliente y se incorpora inmediatamente a esta mezcla en la que se tendrá aproximadamente 1 minuto, no más, para evitar que quede salado en exceso.
El marisco queda así terso y crujiente y no se seca.
Hay que reconocer que las indicaciones anteriores no son especialmente exactas. Sin embargo en esto de los tiempos de cocción del marisco las reglas estrictas pueden llevarnos a grandes fracasos.
Con estas indicaciones y un poco de ojo no hay por qué hacerlo mal y en todo caso más valdrá quedarnos cortos que cocer de más.
En esto de cocer marisco, la práctica nos va a ayudar bastante más que una tabla de tiempos de cocción exhaustiva, aunque a veces no sea fácil adquirir dicha práctica, puesto que no se cuece marisco todos los días, sobre todo langostas, centollos o bogavantes. Qué le vamos a hacer.

Unos consejos

Calcular bien la cantidad de agua, ya que si es demasiada, al echar el marisco no cesará el hervor. Esto, qué es lo normal si se trata de mariscos muy pequeños, hará que se queden crudos los que son un poco más grandes como langostinos o cigalas.
Calcular igualmente la cantidad de marisco que ponemos de una vez. Si es demasiado, tardará mucho en reanudarse el hervor.
Calcular, por los mismos motivos mencionados, la potencia de la fuente de calor de que disponemos y utilizar el tamaño de olla adecuado, cociendo el marisco en varias tandas si fuese necesario.

Temperatura a la que se sirve el marisco

Por lo que respecta a la temperatura de servicio de los mariscos una vez cocidos, lo tradicional es que se sirvan fríos camarones, cigalas, nécoras, centollo, buey, gambas, langostinos, bogavante y langosta.
Se sirven calientes o tibios los percebes.
En todo caso si estos mariscos formasen parte de otro plato, se servirán a la temperatura que indique la receta.

Otras preparaciones con mariscos

Gambas a la plancha
No nos quedemos sin saber cómo se preparan las gambas a la plancha. Sería una pena.
Para empezar cubriremos la sartén con sal gorda de grano grueso.
Cuando empiece a chisporrotear colocaremos las gambas y las aliñaremos con un poco de aceite. Las tendremos uno o dos minutos por cada lado dependiendo del grosor. Las serviremos calientes sin preocuparnos de los granos de sal que queden adheridos.
Este método sirve también para las cigalas y langostinos, aumentando proporcionalmente el tiempo de cocción.
Bogavante a la plancha Y ya que la tenemos encendida, ¿por qué no hacer una langosta o un bogavante a la plancha? Para ello escogeremos piezas pequeñas (500 a 700 g) que escaldaremos en agua hirviendo de 1 a 3 minutos, partiéndolos por la mitad a lo largo a continuación. Los sazonaremos con sal y pimienta y mantequilla derretida y los pondremos en la plancha por el lado de la carne hasta que estén hechos, lo que llevara aproximadamente 15 minutos.
Langosta y bogavante al horno Si queremos hacer la langosta o el bogavante al horno, los prepararemos igual que para la plancha y los pondremos a horno muy fuerte unos 18 minutos por kilo, regando constantemente con la mantequilla derretida.
Centollos y bueyes también van al horno preparados según la tradicional receta de Txangurro.


Fuente:   Secocina

Pollo a la naranja

8 jamoncitos de pollo
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
1 naranja
1 pastilla de caldo de pollo
Aceite de oliva
Sal y pimienta
Tomillo
Se limpian y se chamuscan los jamoncitos de pollo para quitar las plumas que pudieran traer y se lavan muy bien con agua fría, secarlos después con papel de cocina y salpimentar
En una cazuela con un poco de aceite de oliva se sofríen la cebolla en juliana y los ajos picados finos hasta que tomen un color dorado.
Se sofríen los jamoncitos de pollo añadiéndoles el tomillo
Se añade la pastilla de caldo de pollo desmenuzada y se mezcla todo bien
Cortar una naranja  grande por la mitad y quitar las pepitas si las hubiera
 Sacar el zumo, no hace falta colarlo
Cuando el pollo esté bien rehogado añadir todo el zumo de la naranja, si son pequeñas poner dos hace falta por lo menos 150cc
Dejar que llegue a ebullición a fuego fuerte y cubrir con agua caliente hasta el mismo nivel que lleguen los jamoncitos, no más.
Dejar que se hagan a fuego vivo hasta que estén tiernos y espese la salsa, si quedara muy clara se puede espesar con harina de maíz ó espesante espres de Maizena

Emplatar el pollo regándolo con abundante salsita y acompañado de unas patatas recién fritas.

INMOBALIA - C/ CORRAL DE LOS OLMOS Nº 1 , 41015 - SEVILLA - TFN: 955 51 52 52 - INMOBALIA

Entradas populares

Archivo del blog

Espárragos

Berenjenas

Mayo 2014: La Trucha

Junio 2014 - Pasta

http://issuu.com/recetarioaragones/docs/la_pasta/9?e=4033801/8214383

Octubre 2014: Sardinas de Cubo

Alubias

ebook de invierno Recetario Mañoso

Recetas de Primavera 2015. Recetario Mañoso

Recetario de verano 2015 Recetario Mañoso

Otoño'15: Tenera de Aragón, Alubias y Chocolate

las recetas de invierno en el Recetario Mañoso

Recetario Mañoso de Primavera 2016

Invierno'17: El cocido y su reciclado